Skip to content

La “Tierra extraña” de Concha Piquer

logo corto de viajes culturales por españa hispanfilia

Aapoyamos a l@s afectad@s de

#LongCovid y #Encefalomielitis miálgica

Viajes culturales al Museo de Concha Piquer

Tabla de contenidos

image_pdfDescargar pdfimage_printImprimir

Concha Piquer, una pionera del cine y de la música del siglo XX

¿Sabías que corresponde a la valenciana Concha Piquer el honor de haber sido la protagonista de la primera película de cine sonoro de la Historia Universal?

Viajes culturales al Museo de Concha Piquer

“Imprescindibles” es una serie de documentales sobre los personajes más destacados de la Cultura Española del siglo XX que se emite, desde el año 2010, en la 2 de TVE y en RTVE.ES. 

Allí han protagonizado hace poco un importante descubrimiento, gracias a la pequeña labor de investigación que suele acompañar las buenas producciones del género documental.

El guionista Antonio Tena, desgraciadamente ya fallecido, ha dado con una película en la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos, gracias a la cual se ha descubierto  que fue a la valenciana Concha Piquer a quien correspondió el mérito histórico de ser, nada menos, que la protagonista de la primera cinta de cine sonoro de la Historia, con tan sólo 16 años de edad.  Corría el año 1923 y faltaban todavía cuatro años para la grabación de la película The Jazzz Singer, de Aland Crosland, considerada, hasta hace bien poco, como la primera película de cine sonoro de la Historia. [1]Aquí puedes ver completo el documental de la serie Imprescindibles de TVE dedicado a Concha Piquer, con guión del citado Agustín Tena y dirección de Jorge M. Reverte, donde nos dan cuenta de la … Continue reading

El ambiente cultural de la Edad de Plata

No era ésta por aquellos años la única manifestación cultural o científica en la que España podía presumir de estar a la vanguardia mundial. De hecho durante la década de los años 20 del siglo pasado, cuyo centenario vamos a seguir recordando en fechas próximas, eclosiona la conocida como Edad de Plata de la Cultura Española.

Para marcar algunas de las coordenadas de aquel momento podemos citar que en ese mismo año (1923) Federico García Lorca no había apenas iniciado su carrera literaria. En teatro, aún no se conocía más que su fracasado estreno del Maleficio de la Mariposa; y en poesía, habían visto a la luz tan sólo el Libro de Canciones y el Poema del Cante Jondo.

Ortega y Gasset, por su parte, con la carrera mucho más avanzada,  publicaría en el mismo año de 1923 su famosa obra La España Invertebrada.  Ambos tenían en común el haber nacido en familias mucho más que acomodadas y el formar parte de la órbita cultural de la Institución Libre de Enseñanza, cuyo prestigio crecía junto al nombre de figuras de reconocimiento  internacional de la talla de Gregorio Marañón, Santiago Ramón y Cajal, Charles Darwin, Bertrand Rusell, Rafael Altamira…

De la misma órbita social y cultural que el más importante de nuestros filósofos del siglo XX (Ortega)  y el más importante de los dramaturgos y poetas de toda la Historia del idioma español (Lorca) era el autor de coplas Rafael de León, hijo de una aristocrática familia de terratenientes andaluces y amigo personal de Federico García Lorca, a quien había conocido en la Facultad de letras de Granada cuando ambos cursaban sus estudios de derecho. 

Pero mucho más humilde era el origen de nuestra protagonista, la cantante y empresaria Concha Piquer que acabaría por desbancar en fama y en fortuna a todos los anteriormente citados.

Y es que, como ya sabrás, Concha Piquer estaba llamada a conocer las cotas más altas del triunfo en las lucrativas salas de los grandes musicales de Brodway y en las florecientes industrias del cine y de la música mundial, además de lograr asociarse para siempre en la memoria sentimental de los españoles, al ponerle voz a las más populares canciones del popular género de la copla española.

En nuestros viajes culturales por España, una propuesta interesante de la visita a la ciudad de Valencia es acercarse al barrio de Sagunto, donde se encuentra la casa Museo de Concha Piquer. En éste que fuera un humilde barrio de Valencia, pasó su infancia como huérfana de un padre albañil e hija de una humilde costurera. De su madre se afirma que se veía forzada a robar alimentos en las huertas vecinas para que no faltara el sustento familiar.

En esta visita a su domicilio familiar podremos conocer también de la Concha Piquer triunfadora, la que fue descubierta en un teatro valenciano por el compositor Manuel Penella Merino y conquistó de su mano los exigentes bolsillos del público de Nueva York, la que era solicitada por los promotores de la prestigiosa discográfica CBS, la que no dejó de producir desde entonces un éxito musical detrás de otro, y la que dejara grabadas para siempre, en la memoria sentimental de los españoles canciones como “Ojos verdes”, “A la lima y al limón” o “María de las Mercedes”. También podremos encontrar su famoso baúl, “el baúl de La Piquer”, ése en el que la artista trasladaba de una ciudad a otra, de un espectáculo exitoso a otro, todos los objetos personales que consideraba necesarios para hacer un hogar de las casas que alquilaba, evitando así lo que a ella le parecía la perniciosa impersonalidad de los hoteles. 

Esa necesidad de arraigar a un entorno conocido y familiar los valores de la personalidad, el amor a la cultura de la cuna, a sus paisajes y a las costumbres de sus paisanos, es una rasgo que Concha Piquer compartiría con Federico García Lorca. Para ambos la visita a “tierras extrañas” como la ciudad de Nueva York, que por aquellos años era el principal exponenente del industrialismo y la despersonalización, constituirá un importante hito biográfico. Un extrañamiento fruto del viaje a tierras lejanas que cada uno va a experimentar de manera peculiar; y que ambos, a su distinta manera, lograron expresar con un lenguaje muy diferente: Federico en el famoso y críptico libro de Poeta en Nueva York, y Concha en esta sencilla canción, dos hitos de la poesía culta y de la canción popular que quedarán indeleblemente unidos a la memoria de una época.

En tierra extraña (Canción de Concha Piquer para leer y escuchar)

Voy a contarles a ustedes
lo que a mí me ha sucedido
que es la emoción más profunda
que en mi vida yo he sentido.

Fue en Nueva York
en la Nochebuena
que yo preparé una cena
para invitar a mis paisanos.

Y en la reunión
toda de españoles
entre vivas y entre oles
por España se brindó.

Pues como allí no beben por la Ley Seca
y sólo al que está enfermo despachan vino,
yo pagué a peso de oro una receta
y compré en la farmacia vino español,
vino español, vino español.

El vino, de nuestra tierra
bebimos en tierra extraña
que bien que sabe ese vino
cuando se bebe lejos de España.

Por ella brindamos todos
y fue el fin de aquella cena
la Nochebuena más buena
que soñar pudo un español.

Mas de pronto se escuchó
un gramófono sonar.
Callar todos dije yo
y un pasodoble se oyó
que nos hizo suspirar.

Cesó la alegría,
ya todos lloraban
ya nadie reía
todos lloraban

que oyendo esta música
allá en tierra extraña
eran nuestros suspiros
Suspiros de España.

Notas

Notas
1 Aquí puedes ver completo el documental de la serie Imprescindibles de TVE dedicado a Concha Piquer, con guión del citado Agustín Tena y dirección de Jorge M. Reverte, donde nos dan cuenta de la importancia de Concha Piquer respaldada y amplificada por estos últimos descubrimientos
Redacción de Hispanofilia.es

Redacción de Hispanofilia.es

Si te ha gustado este artículo puedes compartirlo en tus redes sociales y también puedes dejarnos tus valiosos comentarios en las nuestras

Facebook
Twitter
LinkedIn
Telegram
WhatsApp